Esta primavera se ha caracterizado por abundantes lluvias y temperaturas relativamente bajas.

Estas condiciones han generado un extraordinario desarrollo vegetativo del viñedo. Afortunadamente las persistentes lluvias han permitido una buena floración con buen buen cuajado que anuncia una abundante cosecha. La situación privilegiada del viñedo de MELIS, con una gran exposición al viento,  el suelo de pizarra y una cuidadosa poda verde, nos están ayudando a evitar  las enfermedades típicas en viñedos en esta estación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *